Agricultura Volver

Un ciclo agrícola que se pelea gota a gota

El especialista José Luis Aiello advierte que la Niña se intensificó y que puede transformarse en una protagonista indeseable en febrero.

22 ene, 2018

El clima marca el pulso de la campaña agrícola y los productores siguen de cerca cada gota de agua que cae sobre estas Pampas. Es que la Niña "se intensificó" y acompañará lo que resta del período productivo, hasta transformarse en una protagonista indeseable en febrero cuando la soja Argentina defina su rinde, advirtió el especialista en climatología de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), José Luis Aiello.

Las lluvias importantes serán para Brasil y en Argentina habrá que dar las gracias por cada milímetro que llegue a la región. "Las mayores lluvias ocurrirán en Brasil al norte del Estado de Río Grande Do Sul, en cambio se darán episodios aleatorios en Argentina", indicó Aiello.

Aiello explicó que no se observan mejoras para las próximas semanas que cambien de manera sustancial el régimen pluviométrico de los dos últimos meses y medio. No obstante, consideró que "si se mantienen las actuales circulaciones regionales, por efecto del Atlántico, podemos ver un mes (febrero) no tan severo. Pero las lluvias van a estar por debajo de lo normal, señaló.

"La Niña se intensificó y nos va a acompañar en el resto de la campaña. El Pacífico sigue frío. Esta fenomenología va a ser un punto clave que va afectar al comportamiento de las lluvias en la fructificación de la soja en febrero próximo", explicó.

Aiello relató que la oferta de agua que está teniendo Argentina, con predominancia hacia el norte de la región pampeana y en forma moderada y aleatoria en el resto, obedece a que no están siendo activos los flujos de humedad atmosféricos. No llegan con intensidad a las regiones del sur, como por ejemplo al centro bonaerense. "En lo que resta del mes de enero va a seguir siendo normal este comportamiento. Por lo tanto, no se verá una recuperación en las zonas problematizadas.", apuntó el especialista.

Sobre la actual situación climática subrayó: "que haya una Niña no significa que no va a llover, significa que se van a amortiguar los mecanismos que son compatibles con buenas lluvias", aunque destacó que ha sido muy rápido el cambio de escenario y eso va tener consecuencias en contra de la producción de la cosecha gruesa.

El sombrío escenario productivo mejoró un tanto en los últimos días con la llegada de algunas lluvias. El último informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario indicó que esta semana se replegaron las áreas con sequía y mejoró la condición de los cultivos tempranos en la región. Los totales semanales variaron entre 10 y 110 mm. Las primeras lluvias fueron más importantes pero impactaron en sectores geográficos muy acotados. El segundo frente de tormentas emparejó la cobertura, llegando a zonas que habían quedado por fuera. Los sectores menos favorecidos con las lluvias están en el norte bonaerense.

"Las lluvias le dieron un impulso al maíz y llegaron a tiempo para reforzar el llenado de granos. El 50% de las sojas se adentra en los inicios de la etapa más crítica del cultivo con un 80% de los cuadros en muy buenas condiciones. La resistencia que estuvo mostrando el cultivo al estrés termo-hídrico y los nuevos aportes de agua que recibió recompusieron al cultivo", destacó GEA.

En tanto, el informe del Sistema de Estimaciones Agrícolas del Centro - Norte de la Provincia de Santa Fe que elabora la Bolsa de Comercio de Santa Fe junto al ministerio de la Producción indicó que "las precipitaciones ocurridas en los departamentos del centro- norte atenuaron las altas temperaturas y cubrieron las demandas de los cultivos".

En rigor, se explicó que la regularidad de lluvias semanales repercutió favorablemente en la implantación, germinación y desarrollo de los cultivos. Por lo cual los mismos presentaron buenos a muy buenos estados hasta la fecha, siendo principalmente el maíz de primera, el que sufrió un marcado déficit hídrico en su etapa crítica y por lo que se estimó una disminución en la producción final del orden del 16 al 18%. Continuó el proceso de siembra de soja de segunda y maíz de segunda, especialmente en los departamentos del norte santafesino.

Por otra parte, la semana que transcurrió fue marcada por dos eventos. Por un lado, con efectos en el mercado agrícola internacional, la publicación de los reportes de oferta y demanda de granos, siembras de trigo y stocks trimestrales por parte del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda). Por otro lado, con consecuencias en el plano local, por el comunicado del Banco Central relacionado con la nueva tasa de interés de referencia, señaló Daniela Reale, analista de mercados BLD SA.

"Ambos tuvieron cierta repercusión en el mercado de granos. El primero, porque definió los nuevos parámetros fundamentales a tener en cuenta en adelante (ítems de oferta y demanda de los principales países productores) y el segundo, por sus efectos en el tipo de cambio, en las tasas futuras para invertir en pesos y, en consecuencia, en las alternativas que brinda el mercado para mejorar los precios de venta de los granos", indicó la analista.

Respecto a los reportes, las nuevas cifras se combinaron para dejar como saldo un mercado con pocas variaciones en los precios de la soja y el maíz, siendo el trigo el más afectado ya que el Usda aumentó la estimación del área a sembrarse con trigo de invierno, frente a las expectativas de una disminución.

La analista de BLD explicó que un tema a tener en cuenta es el cambio en la relación entre soja disponible y de cosecha nueva. Actualmente, la soja spot se puede vender a u$s7 por encima de mayo. "Esto da la oportunidad de aprovechar los mayores precios disponibles (cercanos a los $4.950) e invertir esos pesos en la compra de instrumentos financieros como Lebac o Pagarés que pagan rendimientos en dólares. Si se quiere aprovechar una potencial suba de la soja en cosecha, se puede agregar a la estrategia la compra de un futuro o de un call", señaló.


Fuente: La Capital

Volver