Estadísticas Volver

Trabajo en Santa Fe: hay 200 empresas en proceso preventivo de crisis

Según datos oficiales, la coyuntura económica afecta a unos 15 mil trabajadores de esas firmas. Los sectores más complicados y las estrategias que tejen empresarios y gremios para evitar más despidos

19 sep, 2018

La situación productiva y laboral en Rosario, en la región y en toda la provincia de Santa Fe es, según la evaluación del gobierno provincial, de los gremios y de las empresas, muy preocupante. Las firmas Electrolux, General Motors, Honda Guerrero, Helvética de Cañada de Gómez, Síntesis Química de Fighiera, Vasalli de Firmat, Metalsur de Villa Gobernador Gálvez, entre otras, fueron y son noticia por adelantamiento de vacaciones, suspensiones o directamente el cese de la producción, dejando a cientos de trabajadores y sus familias en condiciones de incertidumbre, angustia y precariedad.

Según datos oficiales, hay alrededor de 200 empresas en crisis en todo el territorio provincial, lo que afecta a unos 15 mil asalariados. Y lo más alarmante es que las proyecciones para el año que viene son aún más sombrías.

Números en rojo

Todas las fuentes consultadas por Rosario3.com coinciden en que los sectores de electrodomésticos de línea blanca, las carroceras, los textiles y los fabricantes de calzado son los más afectados por esta coyuntura. Y atribuyen las causas a la “dolarización de los insumos”, las “subas en las tarifas de todos los servicios” y fundamentalmente “la caída de las ventas” ante la pérdida de poder adquisitivo por parte de los consumidores.

La fábrica rosarina de heladeras Electrolux licenció a sus casi 1.000 empleados por todo el mes de octubre por “la caída de las ventas y el exceso de stock almacenado”, según detallaron los propietarios. La histórica firma de acoplados Helvética, en Cañada de Gómez, decidió parar su producción y cerrar la planta hasta fin de año, debido a un derrumbe en las ventas de 80 a 90 por ciento, suspendiendo a sus 90 empleados y pagándoles la mitad del sueldo.

General Motors, empresa emblemática para el trabajo en la región a partir de su instalación en General Lagos, ya comenzó con su planificación de suspensiones rotativas, diseñado por directivos y el gremio Smata hasta fin de año, con el fin de evitar despidos. Los 1.400 operarios cobrarán el 70% de sus sueldos.

Un acuerdo similar se selló en la industria de carrocerías de colectivos Metalsur, de Villa Gobernador Gálvez, que licenciará en forma rotativa a todo su personal (400 trabajadores) al menos hasta el próximo 12 de octubre, a cambio de la garantía de estabilidad para esos puestos de trabajo.

El Fighiera, los 40 empleados de la Química Síntesis viven desde hace varios meses una situación de desesperación porque no cobran un peso y no tienen ninguna respuesta de los dueños. Otro caso señero para la región es el de la fábrica de cosechadoras Vasalli de Firmat, cuyos obreros viene soportando una situación penosa desde el año pasado cuando dejaron de cobrar sus haberes con regularidad.

En la fábrica de motos Honda Guerrero de San Lorenzo, los 200 empleados de la planta continúan con la lucha para que la reestructuración que anunció la empresa, y que motivó su cierre y reapertura meses atrás, no se lleve puesta las fuentes laborales.

Esto se suma a la crisis en muchos casos terminal de cientos de Pymes santafesinas que no logran equilibrar los costos de producción, los incrementos en las tarifas de los servicios, los precios de los alquileres y el pago de sueldos con las ventas.

 



 

“15 mil trabajadores afectados”

La ministra de Producción de Santa Fe fue consultada por esta situación y no ocultó su preocupación. Entre otras cuestiones, le dijo a Rosario3.com que “este nivel de tasas de interés y de tasas de referencia es incompatible con cualquier sistema productivo”. La funcionaria advirtió que “cada día que pasa vemos un impacto negativo en la economía”.

La titular de la cartera de Producción de Santa Fe confirmó que hay “entre 180 y 200 empresas que están en proceso preventivo de crisis” en la provincia y que esa coyuntura “afecta a 15 mil trabajadores”. “Los números son muy impactantes”, reconoció.

Ciciliani destacó que existen encuentros diarios con los sectores afectados: “Lo charlamos con empresarios, con las cámaras; estamos muy preocupados y constantemente coordinando audiencias en los ministerios de Trabajo y Producción”.

A propósito de estas audiencias, la ministra confió que los empresarios comentan que hay “una dolarización de los costos que lleva al aumento en los precios de los productos, con lo cual hay una baja en las ventas”.

“El modelo que ha logrado Smata en General Motors de compartir el trabajo para no dejar gente en la calle es muy valorable, pero también pensemos en esos trabajadores y sus familias a las que se les reduce el ingreso un 50% todos los meses”, describió Ciciliani.

En ese contexto, la funcionaria rescató “el enorme esfuerzo que están haciendo empresarios y sindicatos para que esta situación no se torne más difícil aún”.

La ministra también admitió problemas laborales en los sectores de panaderos, frigoríficos y pescadores. “El sector más complicado es la pequeña industria que está vinculada al mercado interno”, remató.

“Tasas de quiebra”

El presidente de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe), Guillermo Moretti, reforzó la evaluación negativa del presente y el futuro laboral en Rosario y la región. “Lo hemos expresado en el informe que entregamos hace más de un año y medio, la situación en la industria en Santa Fe se va poniendo cada vez más compleja”, diagnosticó a este medio.

Moretti destacó que de acuerdo a un informe de la federación que él preside “desde 2015 a la fecha cerraron 400 industrias en la provincia y en lo que va del año otras 240”. Luego advirtió que “en estas últimas semanas los números evidentemente se han modificado para peor”.

Acerca de las condiciones de los préstamos que hoy se ofrecen a las empresas, Moretti consideró que “pensar en créditos con interés del 60%, es pensar en tasas de quiebra”.

“El 75 por ciento del PBI de la Argentina es consumo interno, y con la pérdida de poder adquisitivo, las subas en las tarifas de todos los servicios, la inflación, la devaluación del peso, el panorama no es para nada alentador”, resumió.

El titular de Fisfe opinó que “con estos números que ha presentado ayer el ministro (Nicolás) Dujovne, lo que observamos es un futuro de deterioro mucho mayor del empleo en el país”.

Luego precisó que “los rubros más complicados siguen siendo el textil, el calzado y los electrodomésticos de línea blanca, pero a esta altura ya se empiezan a complicar todos y sobre todo las pymes”.

Coincidencias

Desde las representaciones locales de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), el diagnóstico es idéntico. En ambos sectores advierten que los inconvenientes son “diarios” y que constantemente están “tejiendo estrategias para evitar despidos de trabajadores”.

Marcelo Barros, secretario general de Smata Rosario, explicó que “en General Motors tenemos un promedio de 2.250 trabajadores suspendidos, pero además hay un montón de pequeñas empresas y talleres satélites”. Amplió que “algunas están adentro de la misma planta en General Lagos y otros talleres de chapa y pintura están afuera”.

El gremialista también apuntó que en las fábricas de motos Honda Guerrero y de cosechadoras Vasalli “tenemos un problema terrible” y señaló que esas firmas tienen “8 millones de pesos de vuelta en cheques”.

Barros también dio el ejemplo que “la fábrica de pulverizadoras Pla en Las Rosas, que la compró John Deere y no sabemos cuál va a ser el destino de esos trabajadores”. “Hay un montón de empresas de la zona en las que se ha cortado la cadena de pagos”, subrayó.

El sindicalista detalló que en Smata “entre todas las empresas y talleres hay un promedio de 4 mil trabajadores en problemas”, comenzando por “los 2.250 de General Motors” y “los 200 de Guerrero”.

Específicamente sobre la planta que fabrica automóviles marca Chevrolet en General Lagos, aclaró que “el acuerdo que logramos es hasta el 31 de enero, después veremos pero yo lo veo complicado”.

Pablo Cerra, abogado de la UOM a nivel local, comentó que “Rosario tiene la particularidad que es un polo industrial, todo lo que es el sector carrocero de larga y media distancia se hace todo acá”. Y añadió que “lo que es línea blanca, de cada 10 heladeras que se ven en los comercios, 9,8 se hacen en Rosario”.

“Ojalá en todas las empresas pudiéramos tener la herramientas que tenemos en Electrolux de adelantar las vacaciones, que genera alguna molestia de algún trabajador que tenía planeado su descanso en enero o febrero, pero en definitiva preserva la fuente de trabajo", describió el representante legal de los metalúrgicos.

Cerra manifestó que “en toda la seccional Rosario la UOM tiene cerca de 16 mil afiliados; de esos 16 mil, más de la mitad dependen del sector carrocero y de línea blanca. Esos dos sectores están muy complicados para llegar a fin de año”.

El abogado aclaró que “por una competencia jurídica le corresponde a la provincia resolver estos conflictos”, pero a la vez indicó que “forma parte de la coyuntura económica nacional”.

“Esto va más allá de las disputas políticas; acá hay que resolverles el problema a los cientos de trabajadores que están teniendo serias dificultades todos los días”, finalizó.


Fuente: Rosario 3

Volver