El Tiempo Volver

Perspectiva agroclimática estacional

Informe elaborado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires

16 ene, 2019

Durante noviembre el Océano Pacífico Ecuatorial se calentó, llegando casi hasta el nivel de “El Niño”.
Durante Diciembre, esta tendencia se revirtió, haciendo que el Océano Pacífico Ecuatorial volviera a un estado casi Neutral, mientras la corriente marina fría de Humboldt se potenció, reduciendo la probabilidad de que se desarrolle un episodio de “El Niño” de gran intensidad.
En el Océano Atlántico, la corriente fría de Malvinas mantuvo baja su intensidad, mientras que la corriente cálida del Brasil incrementó la suya generando una extensa
superficie con aguas calientes.
Esta evolución produjo una verdadera fragmentación del sistema climático sudamericano, generando una sucesión de fenómenos contrapuestos de gran intensidad.
• El NOA, donde “El Niño” produce sequía, pasó a observar precipitaciones abundantes y tormentas intensas.
• Contrariamente, el Paraguay y partes del centro del Brasil comenzaron a experimentar precipitaciones escasas y fuertes calores.
• El Litoral Fluvial Argentino, el Sur del Brasil, el norte y el centro de la Región Pampeana y el Uruguay vieron incrementarse aún más las fuertes lluvias y tormentas que ya venían afectándolas.
• El sudoeste de la Región Pampean pasó a observar precipitaciones algo irregulares.
Esta evolución indica un incremento de los riesgos climáticos que, aunque por el momento no pone en peligro el resultado global de la campaña agrícola, podrían impactar fuertemente sobre algunas economías regionales.

ENERO
El panorama climático observará grandes contrastes:
• Una extensa franja irregular con fuertes tormentas se extenderá sobre gran parte de
Bolivia, el NOA, el sur de la Región del Chaco, el norte de la Región Pampeana, el Litoral Fluvial, el norte del Uruguay y el sur del Brasil, observando fenómenos de extrema intensidad.
• La mayor parte del centro y el norte del área agrícola del Brasil el norte de Cuyo, el centro de la Región Pampeana y el sur del Uruguay observarán precipitaciones abundantes, pero sin llegar a valores extremos.
• El Nordeste del Brasil, el sudeste de Bolivia, gran parte del Paraguay, el sur de Cuyo, la mayor parte del área agrícola chilena y sudoeste de la Región Pampeana experimentarán precipitaciones algo deficitarias.
Se alternarán lapsos muy cálidos con cortas pero intensas irrupciones de aire polar.

FEBRERO/MARZO

Los contrastes se atenuarán en alguna medida, pero continuarán haciéndose sentir
con vigor, alternándose extensas superficies con lluvias abundantes con amplios focos
secos:
• La mayor parte del área agrícola sudamericana recibirá precipitaciones
abundantes, aunque no extremas, pero se producirán rachas de tormentas localizadas,
con riesgo de granizo, vientos y aguaceros torrenciales.
• El sudeste de Bolivia, gran parte del Paraguay, el este de la Región del Chaco, el
nordeste de Santa Fe, Corrientes, el norte y el centro del área agrícola de Chile, partes de Cuyo y el sudoeste de la Región Pampeana observarán valores moderados a escasos.
Se producirán lapsos cálidos de gran intensidad, pero, hacia el final del verano se
presentará el riesgo de irrupciones tempranas de aire polar.

OTOÑO
El otoño traerá una gradual reducción de las precipitaciones.
Gran parte de Bolivia, el este del NOA, el Paraguay, la Región del Chaco, el Litoral
Fluvial, el sur y el noroeste del Brasil, el norte de la Región Pampeana y la mayor parte del Uruguay recibirán precipitaciones abundantes, con posibles rachas de
tormentas severas hacia el inicio de la estación, disminuyendo posteriormente.
El Centro y el Nordeste del Brasil, la mayor parte del NOA, El norte de Chile, el centro y el este de Cuyo, el centro y el sur de la Región Pampeana recibirán precipitaciones
moderadas, con gran variabilidad espacial.
El centro y el sur de Chile observarán un comienzo temprano de la temporada de
lluvias, con tormentas vigorosas.
Los vientos polares se activarán con vigor, desalojando gradualmente a la circulación
tropical, causando el descenso de la temperatura, y dando inicio temprano a la
temporada de heladas.


CONCLUSIONES
La alternativa de un escenario de tipo “Neutral Cálido” se mantiene como la alternativa más probable, con chances de un 70% a un 80%.
La alternativa de un episodio pleno de “El Niño”, con precipitaciones extremas, crecidas de los grandes ríos e inundaciones, mantiene una probabilidad de un 10% a un 15%.
La posibilidad de un episodio tardío “La Niña”, con sequía y bajante de los ríos, conserva su probabilidad de un 10% a un 15%.
Lo expuesto, implica que, en lugar de un escenario bien definido, como podrían ser los casos de un “El Niño” o de una “La Niña”, la campaña 2018/2019 continuará oscilando entre condiciones contrapuestas.
Frente a estas alternativas, será necesario mantener un estado de alerta, a fin de hacer frente, en forma exitosa a las alternativas que irán presentándose.


Fuente: BCBA

Volver