Agricultura Volver

Por las intensas lluvias del verano, no se podrán cultivar 185 mil hectáreas de soja

Un relevamiento de la Bolsa de Comercio de Rosario reveló uqe las precipitaciones dejaron amplias áreas sembradas bajo agua, que difícilmente puedan recuperarse, por estar saturados o anegados

25 ene, 2019

La Bolsa de Comercio de Rosario estimó hoy que por las lluvias que afectaron a Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, 185 mil hectáreas de soja no podrán cultivarse por no reunir las condiciones mínimas de siembra. "Los técnicos coinciden en que el agua no permitirá ingresar a los lotes y tener las condiciones mínimas de siembra", aseguró la entidad rosarina.

De acuerdo con el relevamiento, la última tormenta que dejó 145 milímetros en Carlos Pellegrini y 87 en Noetinger le puso punto final a cualquier intento de sumar área con soja. "Entre las 40 mil hectáreas de soja de primera que faltaban resembrarse y las 145 mil hectáreas con soja de segunda que quedaban por sembrar, las lluvias le restan a la región 185 mil hectáreas", detalló el informe.

Además, la entidad señaló que las últimas lluvias también dejaron cuadros de soja que están completamente bajo agua y que difícilmente puedan recuperarse, o saturados y a punto de anegarse.
La gravedad de estas últimas lluvias estuvo en que insistieron en las áreas más problemáticas: centro sur de Santa Fe, este de Córdoba y noreste bonaerense. Estas zonas tienen en común que del 1º al 24 de enero llevan acumulados más de 150 milímetros y que las napas están a escasos centímetros de los suelos.

Bell Ville es donde más ha llovido en enero, acumuló 282 milímetros, y junto con las áreas de Leones y Justiniano Pose "están en una situación crítica. El agua no se despeja y si bien es todavía difícil cuantificar la pérdida de los cultivos, va a ser muy significativa".
En el centro sur de Santa Fe, tras las nuevas descargas, María Susana, Carlos Pellegrini, Bouquet y los campos del este están en condiciones muy complejas, y ya se prevén pérdidas graves de área cultivada.
Por su parte, en el Norte bonaerense, como en Pergamino, la gran amenaza es la napa, donde la Bolsa indica que hay muchos lotes saturados.





Fuente: La Capital

Volver