Agricultura Volver

El clima y la economía ponen la campaña gruesa en revisión

La intención de siembra de maíz temprano se mantiene, pero hay dudas sobre los cultivos tardíos. La disputa por agrodólares.

07 sep, 2019

Días calientes en la economía, pero fríos en el campo. “El periodo frío de Argentina ingresa en su etapa final y las precipitaciones no muestran mejoría”, comentó José Luis Aiello, doctor en Ciencias Atmosféricas, durante el último reporte de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) que elabora la Bolsa de comercio de Rosario.

En aquel informe se vaticinaban “irrupciones de aire frío durante la primera quincena de septiembre”, lo que finalmente se plasmó en la última semana. Pero lo que más preocupa es la ausencia de precipitaciones. Las lluvias del trimestre frío se despiden mal del oeste. En los últimos 29 días de agosto, por ejemplo, no hubo registro de lluvias en Córdoba.

De todos modos, según el GEA, es seguro que en la región núcleo los planes para sembrar el maíz temprano se van a hacer. Se estima, de todos modos, que habría un ajuste en la tecnología a aplicar. “Las dosis de los fertilizantes nitrogenados o fosforados bajarían entre un 15 a 20%”, señalan los técnicos de la entidad rosarina.

En cuanto a los planes de los maíces tardíos, o de segunda, ya hay quienes están bajando lotes, pero son muchos más los dicen: “ya veremos”. La estrategia es esperar y luego decidir, sobre todo al internarse en territorio cordobés, donde estas formas de siembra cobran más importancia.

El nivel de pasaje a soja seguirá siendo incierto. En trigo, el calor aceleró los controles de enfermedades. “Hay mucha roya por todos lados”, se comenta en el área núcleo.

En el centro norte de la provincia de Santa Fe, el paso de un frente de tormenta a fin de agosto provocó precipitaciones con registros pluviométricos que variaron entre 2 y 25 milímetros, pero con una distribución geográfica muy heterogénea. Hubo caída de granizo en varios distritos, como San Cristóbal, Rafaela, Providencia y Elisa, entre otros.

La intención de siembra de maíz temprano sería un 10% a un 11 % superior a la realizada en la campaña anterior, dice el informe del Servicio de Estimaciones Agrícolas (SEA) de la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

USDA. En Estados Unidos, la campaña agrícola estadounidense avanzó sin inconvenientes aunque se mantienen los retrasos producidos por el mal clima que afectó a los cultivos hace unos meses, de acuerdo al último reporte semanal de evolución de cultivos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda).

En el caso de los cultivos de soja, el Usda estimó que 55% s se encuentran en condiciones entre buenas y excelentes, sin variaciones con respecto al informe de la semana previas. Para el maíz, informó que 58% de los cultivos se hallan en condiciones entre buenas y excelentes, un punto porcentual por encima del informe pasado y en línea con lo estimado por agentes en la previa al informe. En cuanto al trigo, la cosecha de invierno se considera finalizada; y en el trigo de primavera, el retraso en la cosecha es aún considerable, aunque la misma ha tenido un importante avance en la semana que pasó. Un 55% del trigo primaveral se hallaba cosechado al domingo, cuando los agentes esperaban en promedio un avance sobre el 57% del área, lo que significó un avance entre semanas de 17 puntos porcentuales.

MERCADOS. En el mercado de granos, la semana estuvo marcada por la inestabilidad macroeconómica y la puesta en marcha de nuevas regulaciones cambiarias. Una de ellas fue la decisión del gobierno nacional de obligar a los exportadores a liquidar los dólares provenientes de la venta de sus productos, a cinco días del cobro.

La Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC), informaron que durante agosto pasado las empresas del sector liquidaron la suma de 2.266.086.002 dólares, un 41,2% más que en agosto del año anterior, cuando se liquidaron 1.604 millones de dólares. Asimismo, los dólares ingresados de la agroexportación en agosto pasado son un 0,53% superior a julio anterior, cuando las divisas ingresadas ascendieron a 2.253 millones de dólares, señalaron ambas entidades.

Ambas entidades recordaron que las liquidación de divisas está fundamentalmente relacionada con la compra de granos que luego serán exportados ya sea en su mismo estado o como productos procesados, luego de una transformación industrial.

En relación con las nuevas reglas del Banco Central, la mayor parte del ingreso de divisas en este sector se produce con bastante antelación a la exportación, anticipación que ronda los 30 días en el caso de la exportación de granos y alcanza hasta los 90 días en el caso de la exportación de aceites y harinas proteicas.

Las liquidaciones de divisas de los próximos meses dependerán del flujo de ventas de granos, particularmente de soja, por parte de los productores. Para disponer de un flujo de ventas normal resulta necesaria la estabilidad del tipo de cambio como condición necesaria.

RITMO COMERCIAL. Según la Bolsa de Comercio de Rosario, el ritmo en la comercialización de la gruesa de esta campaña no viene siendo tan intenso como años anteriores, sobre todo para la soja. El maíz presenta un avance similar a lo que señalan los promedios: 62,07% (con una estimación de producción de 50,5 millones de toneladas) en la campaña que corre contra el 63,06% que marca el promedio de la década. Pero en la oleaginosa el retraso es más marcado: de las 56,4 millones de toneladas con el que se estima cerró la campaña productiva de la oleaginosa, apenas se llevan comercializadas 33,1 millones de toneladas, lo que equivale a un 58,75%. El retraso es considerable al compararlo con el promedio de la década, del 67,5%.

En cambio, el nivel de comercialización de la campaña de granos gruesos 2019/20 no tiene precedentes. Con un volumen récord de maíz ya comprometido (6,4 millones de toneladas) y un volumen de soja por encima de los promedios de los últimos años (3 millones de toneladas), se alcanzaron a la fecha 9,4 millones de toneladas en compromisos de venta entre estos dos cultivos de verano.

En la plaza internacional, los excesivos stocks de soja con los que cuenta Estados Unidos que están en niveles históricos no permiten que los precios levanten cabeza en el mercado de Chicago.


Fuente: La Capital

Volver