Ganadería Volver

La exportación de carne argentina podría caer 20 por ciento

Según el último reporte de Rosgan, el Usda recortó, por la pandemia, un 8 por ciento el comercio global de carne vacuna. Argentina es uno de los países más afectados .

20 abr, 2020

Los efectos de la pandemia del coronavirus sobre el comercio global, dejó en off side a todos los pronósticos que miden regularmente la oferta y demanda de bienes y servicios. Así ocurrió con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda), que en sus informes trimestrales previó el impacto de la peste porcina africana sobre la producción de cerdos o los incendios en Australia sobre el stock bovino, pero aún no logró ponderar en forma certera el golpe del Covid-19, aunque, de todos modos, acercó algunos números.

En ese contexto, el último informe del Mercado Ganadero (Rosgan) que publica el diario La Capital de Rosario, precisó que el Usda revisó a la baja el comercio mundial de carne en un 8 por ciento desde su última previsión, pasando de 11,601 millones de toneladas proyectadas en enero a las actuales 10,665 millones de toneladas. Esto representa, en relación al ciclo previo, una caída de casi 2 puntos, desde los 10,878 millones estimados en 2019.

Y para la Argentina, ubicada dentro del lote de países del Mercosur que concentran el 36 por ciento del mercado de carne vacuna, el impacto es sustancial, ya que el organismo prevé un recorte del 20 por ciento en el comercio de carnes, pasando de una proyección de 840 mil toneladas a 675 mil actuales, detalló el informe de Rosgan.

En su reporte semanal Rosgan señaló que el Usda dio a conocer sus proyecciones y "posiblemente éstas aun no reflejen la cabal situación a la cual nos enfrentamos". De todos modos, el organismo norteamericano reduce las previsiones de crecimiento económico para el 2020 anticipando una "retracción en la demanda de los consumidores por proteína animal y ajusta levemente la producción mundial de carne, en respuesta a esta menor demanda".

"En el último informe del Usda sobre proyecciones de oferta y demanda mundial de carnes convergen varios factores, algunos nuevos y otros aún vigentes, de alto impacto global. Lo cierto es que, lo ocurrido hasta el momento resultó de algún modo mensurable", agregó.

De hecho, los efectos de la peste porcina africana sobre la producción total de cerdos en China y varios países del sudeste asiático, con mayor o menor grado de desvío se pudieron cuantificar. "Hay previsiones que hablan de un faltante de carne de cerdo de entre 15 a 20 millones de toneladas y a partir de allí, es posible construir distintos escenarios de abastecimiento externo y futura recomposición del stock", detalló el reporte de Rosgan.

Similar es el caso de los incendios ocurridos en Australia donde, sumado a la intensa liquidación previa producto de la sequía, se estima que el stock ganadero perdió cerca de 2 millones de cabezas, cayendo a su nivel más bajo en 30 años (23,7 millones). "Esto también permite proyectar el tiempo que demandará su recomposición y en ese lapso el faltante de oferta que sufrirá el mercado", apuntó el reporte del mercado ganadero.

Sin embargo, "hoy nos enfrentamos ante un tercer evento de magnitudes aún desconocidas, y a diferencia de los otros dos factores, los efectos de la pandemia provocada por el coronavirus trascienden ampliamente cualquier análisis de mercado", agregó Rosgan.

Reveló así que el impacto del Covid-19 afecta a la toda la humanidad, alterando comportamientos sociales, poniendo en discusión los diferentes sistemas sanitarios, generando profundos cambios en el orden político y en las relaciones de mercado, entre tantas otras consecuencias. En definitiva, "grandes cambios de paradigma que nos llevan a un terreno de desconcierto sobre el cual resulta extremadamente difícil proyectar", detalló.

En este sentido, el Usda prevé una menor demanda de proteínas por parte de los consumidores, estimando que éstos se vuelquen a fuentes de proteínas menos costosas, ajustando sus patrones de comidas.

Además, otro factor determinante a la hora de medir la caída de la demanda será la “menor afluencia a restaurantes que impactará negativamente en la demanda de carne dada la gran proporción del consumo global que tiene lugar fuera del hogar”, indicó el informe de Rosgan.

El Mercosur

Actualmente, alrededor del 36% del mercado de carne vacuna es abastecido por el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) una región para el cual el Usda corrigió su proyección de exportaciones a 3,935 millones de toneladas, casi un 8% menos en relación a su informe previo. Dentro del bloque, la Argentina muestra el mayor recorte con una caída del 20%.

El otro grupo de economías más desarrolladas, pero donde hay una fuerte incidencia de recursos naturales como Australia, Canadá y Nueva Zelanda aportan otro 25% de la oferta de carne vacuna y en ellos las proyecciones también se ven reducidas pero en 4,5% promedio desde enero a la fecha, “lo que se atribuye plenamente a los efectos de la pandemia”, según el Usda.

Puntualmente para Australia se espera una retracción interanual de más del 19% en sus exportaciones a 1,4 millones de toneladas, producto de la caída del stock.

Por otra parte, Estados Unidos concentra un 13% del comercio mundial con 1,433 millones de toneladas y Europa con apenas el 3% (320 mil toneladas). “Considerando que ambas regiones son las áreas geográficas más afectadas por la crisis sanitaria, el Usda ajustó la proyección de las exportaciones en un 11% para EEUU y en un 4,5% para la Unión Europea, en relación a enero de 2020”, detalló el Rosgan.

En el caso de la demanda, en la última proyección el Usda hizo un recorte del 10%, pasando de 9,685 millones de toneladas en enero a 8,721 millones actuales mientras que la caída interanual resulta en un 1%, contra los 8,808 millones demandados en 2019.

De acuerdo a la última estimación del organismo norteamericano, el 51% de las importaciones se encuentra impulsada por el sudeste asiático, principalmente China liderando con un 29% de participación mundial, mientras que otro 19% lo tracciona EEUU y la Unión Europea, con un 15% y 4% respectivamente.

“En el caso de UE, desde su anterior cifra publicada en enero, el Usda recortó su previsión de importaciones en casi un 13%, llevándola a un mínimo histórico de 310 mil toneladas”, agregó Rosgan.

“La realidad es que, más allá de los números fríos, estamos ante una pandemia en la que todos pierden”, detalló el informe del Mercado Ganadero y señaló que se trata de “una situación pocas veces vista en la que se reciente la demanda pero también la oferta, al menos de manera transitoria”.

Oferta y la demanda

En ese marco, las cadenas de suministro no solo de productos sino también de insumos para la producción también se ven afectadas y esto “repercute en el nivel de producción futura”, señaló, con lo cual “hoy la caída del comercio mundial se encuentra condicionada tanto por factores de oferta como de demanda”.

“Probablemente aquella que más tiempo tarde en recuperarse será la de la demanda”, señaló el relevamiento ya que se trata de hábitos de consumo que deben recomponerse pero también de conductas sociales y cambios culturales que posiblemente terminen instalándose, superada la crisis.

“Tal vez lo que pueda llegar a jugar como un factor diferencial es el tiempo de salida de esta crisis o el punto sobre la curva en el cual se encuentra cada país, fundamentalmente visto desde el lado de la demanda”, agregó.

Tomando el caso de China, donde el pico de la crisis al parecer ya está siendo superado, “vemos que lentamente comienza a recuperar su nivel de actividad y por ende su demanda”, completó.

En el caso de la Argentina, Brasil y Uruguay, “dada la fuerte penetración que han logrado establecer en este mercado, podrán beneficiarse de esta reactivación”, aseguró como un dato alentador.

De todos modos, eso “dependerá de cuán eficientes seamos en controlar la situación interna, preservando la actividad económica y asegurando la fluidez de la oferta”, concluyó Rosgan.


Fuente: La Capital

Volver