Informes Volver

Legumbres: Argentina exporta y Santa Fe también juega

Como corresponde a un país de clima y suelos para producir alimentos en toda su geografía y sin limites de especies, la Argentina también tiene un padrón de productores de Legumbres que es muy interesante, sobre todo en las provincias del NOA, en la Pampa Humeda y, particularmente, en Santa Fe.

04 may, 2020

 Según datos del Censo Nacional Agropecuario de 2018, el área de cultivo de legumbres en la Argentina representa el 1% del total cultivado. Este porcentaje equivale a 363.441 hectáreas. En el cultivo de legumbres se destaca claramente la provincia de Salta el 54% (197.000 ha), seguida por Córdoba con 13% (48.961 ha). Santa Fe ocupa el 7% de esa superficie. Como veremos más adelante, tiene una visión exportadora y para ello, posee jugadores propios.

Es muy necesario reconocer y conocer qué se hace con los porotos, las arvejas, los garbanzos, por nombrar algunos. Son parte de la dieta en el mercado interno para eventos culturales como preparación de locros y sobre todo componiendo la dieta y las ayudas alimentarias estatales para los sectores de menores ingresos. Pero el principal destino y con ello la generación de divisas es para exportación.

Los porotos y las arvejas son noticias por motivos parecidos pero distintos.

En el caso del Poroto, debemos irnos al 2017 para recordar sucesos que marcaron ciertas oportunidades para Argentina y sobre todo las provincias del NOA.  El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, estaba en plena estrategia de cerrar las fronteras con México construyendo el famoso Muro. El gobierno mexicano respondió a esa actitud, con la amenaza comercial de suspender las compras de alimentos desde EEUU (cosa que en definitiva nunca sucedió). Todas estas idas y vueltas permitieron, en definitiva, reavivar tratativas con varios países interesados en venderle alimentos a un país con más de 135 millones de habitantes. Entre esas naciones estaba Argentina que había perdido la chance de exportarle porotos mucho tiempo atrás en el 2000.

Hace tres años, el entonces Ministerio de Agroindustria comunicó una buena noticia. La Secretaría de Economía de México anunciaba el permiso de importar un volumen total de 100 mil toneladas métricas de porotos secos blancos y negros, a través de un cupo en el que aplicará arancel 0.

El objetivo que buscaba el gobierno mexicano con esta medida, era asegurarse el abastecimiento nacional de este alimento, que es parte de la canasta básica de consumo de ese país. Ahora bien, esa cuota de importación disponible no era únicamente para la Argentina, sino que había que compartirla, competir, con otros países. La condición era que fueran “miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) con los que México no tiene celebrados acuerdos o tratados comerciales. Entre éstos estaba Argentina. Así se establecía y lo que el gobierno argentino informaba era que “la reapertura de la cuota para la importación de porotos secos de cualquier origen” estaría vigente entre abril y noviembre de 2017.  Agregando que “a través de la asignación directa a los importadores, el gobierno mexicano administrará este cupo de importación para los países”.

A pesar de los anuncios de estos días de la Cancillería Argentina, nada ha cambiado desde entonces. Ninguna novedad que sume a aquello que vino avanzando desde 2017. La cuota mexicana es la misma que era entonces y la Argentina la ha podido aprovechar poco y nada.

La Fundación Pro-Salta comunicó “analizando los datos de las exportaciones salteñas al mundo en los últimos cinco años, se pudo determinar que los principales mercados de destino de legumbres son Brasil, Venezuela, Argelia, España, Italia y Turquía”. Y sigue, “la de México es una cuota para todos los países de la OMC. Cuando ellos habilitan la cuota es con fecha fija. Generalmente en principio podemos entrar con algo, hasta que llega Estados Unidos y cubre todo el saldo. Por eso en los últimos dos o tres años casi no se usó”, siguieron comentando.

Solo se hicieron algunas exportaciones de poroto negro a México, pero el grueso de ese mercado siguió siendo atendido por Estados Unidos, que continúa cubriendo la mayor parte del cupo arancelario, dando por tierra el comunicado de la actual Cancillería argentina. Ingresar al cupo para los exportadores argentinos no es tarea nada sencilla, ya que el beneficio del arancel 0% (por fuera del cupo se cobra un prohibitivo 45%) “debe ser solicitado por el importador mexicano, bajo la lógica primero llegado, primero servido”, y que además “la ventana para solicitar el cupo es corta”.

Según los datos del gobierno mexicano -publicados por la Cancillería argentina-  en 2017 se exportaron a ese país 8 mil toneladas de poroto negro. En el primer semestre de 2018 esos negocios habían caído a menos de 800 toneladas, una décima parte.

Además, en términos de ingreso de divisas, cuando se concreta algún envio a los “charros”, la tonelada de ese producto se está exportando a un valor de 750 dólares, “en el mejor de los casos una tonelada de poroto negro puesta en México puede valer 800 dólares”, confirmó un exportador, que además ratificó que Argentina compite allí con otros muchos países. Y dijo:“Ojalá se abriera una cuota de exportación exclusiva para nosotros, porque esto nos llevaría a aumentar la producción. Pero lamentablemente no es así”. En el norte se siembran unas 300 mil hectáreas de porotos todos los años. Al mismo tiempo, se debe tener en cuenta la cuestión impositiva, las retenciones que pesan sobre el sector. El mismo exportador comentaba también que por efecto de ese impuesto (que se aplica sobre el valor FOB) “si en el mundo la tonelada de poroto llega a valer 1.000 dólares, por los altos costos de exportación y las retenciones, al productor del norte le termina quedando unos 600 dólares”.

Santa Fe, juega en la exportación de arvejas: a China con sello cooperativo

Durante el 2019 los principales destinos de las ventas argentinas de arvejas al exterior fueron Brasil, Senegal e Italia. La apertura de un mercado como el de China supone grandes ventajas, como ampliar el abanico de opciones con los que se cuenta para colocar el producto. Supone también un desafío en términos de productividad, ya que el volumen que demanda China exige extender los esfuerzos para aumentar la oferta total de la legumbre desde Argentina, aumentando, de esta manera la competitividad frente a otros países, como Canadá.

La Cámara de Legumbres de Argentina (Clera) informó que China abrió su mercado de legumbres tras una gestión iniciada en 2013. El GACC Chino publicó un listado con siete empresas argentinas que "ya se encuentran autorizadas a realizar exportaciones bajo el protocolo fitosanitario establecido entre los dos países", informó Clera. Argentina se ubica dentro de los pocos países que tienen implementado un protocolo fitosanitario de importación con el principal consumidor mundial de esta legumbre: China es el mercado de mayor crecimiento de consumo de los últimos años. Se estima que importará dos millones de toneladas hacia julio, y se espera que en los próximos años la demanda se incremente entre 10- 15 %.

En la planta de legumbres de AFA (Agricultores Federados Argentinos) que posee en Rueda, se concretó el primer consolidado de 24 toneladas de arvejas verdes con destino a China. Las gestiones para lograr este suceso en nuestro provincia, llevo  más de 10 años, con articulación público-privado. El contenedor tiene como destino al puerto de Xiamen, ciudad de 3,5 millones de habitantes, ubicado en la provincia china de Fujian.

Para concretar esta exportación, la mercadería fue previamente tratada según los protocolos acordados con la autoridad sanitaria china. Se realizo Trazabilidad a los lotes en campos de productores de la cooperativa y luego de la cosecha se reservaron en silos específicos. Se apostó a que se abriera el mercado y disponer así, de mercadería analizada y aprobada por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) lista para el despacho.

Todo ese proceso se realizó completamente desde la provincia de Santa Fe: mercadería cultivada en la provincia, consolidada en las instalaciones de AFA Rueda con aduana en planta, con proveedores de fletes terrestres y marítimos santafesinos.



Fuente: Santa Fe en Producción

Volver