Informes Volver

En tiempos inciertos, mejor estar seguros: en lugar de Pesos, Terneros

Un excelente Informe de dos especialistas del Rosgan, nos indica acertadamente que el productor ganadero se queda en un activo que conoce, seguro, con el que sabe cómo trabajarlo: su ternero. Prefiere recriar, ante la incertidumbre que pesa sobre el país y su economía. Desensillar hasta que aclare o lo que es lo mismo patear para adelante la decisión de vender.

Los precios de los terneros de abril 2020, se encuentran en promedio entre un 60% y un 70% por encima de los registros de abril 2019.

Fotógrafo: INTA
05 may, 2020

Antes que nada, algo de precios para entender mejor.

Durante la última semana de abril, los precios de las principales categorías comercializadas en el mercado de Liniers subieron entre el 3 y el 9%. Varias razones explican la subida y posterior bajada de la oferta, entre ellos el inicio de la cuarentena, la ausencia de remantes ferias, problemas de transporte, clima, entre otros. A pesar de que la oferta variable le dio impulso a las cotizaciones, en casi todos los casos, éstas se encuentran por debajo de las de marzo. A saber:

Novillos: el precio promedio semanal fue de $ 84,86. Una suba del 3% en relación a la semana anterior. Sin embargo, al comparar la cotización actual con el cierre de marzo, se verifica una baja del 6%. Más oferta por los inconvenientes de Cuota Hilton y el mercado europeo y menor demanda interna para estos cortes.

Vaquillonas: con precios de $ 94,22, logró la mayor suba semanal, 9%. Contra el cierre de marzo, también se observa una baja de 1%.

Novillitos: el promedio fue de $ 96,52; una suba semanal de 7%. En la comparación con el cierre de marzo, la baja  fue del 1%.

Las últimas categorías son para el abastecimiento interno y fueron impulsadas por la oferta en baja, mas allá de la caída de la demanda interna. Los operadores del mercado de la carne, sostienen que ante la posibilidad de haber llegado a un nuevo piso, tras las bajas pronunciadas de las primeras semanas de abril,  habrá que esperar al reacomodamiento de la oferta. Advierten que falta dinero en la calle, lo que hace difícil que se convaliden mejores precios.

Vacas: Con los $ 62,51 alcanzados, la mejora fue de 6%. Fue la única categoría que logró recuperarse en el mes, con 11% por arriba del cierre de marzo.

La vaca tiene su suerte atada al mercado chino. La reactivación de las exportaciones a ese destino que se dieron en marzo, le volvió a dar vida, ya que venía cayendo sin paracaídas desde finales de 2019.

A modo de cierre del tema precios, se expresa que los promedios mensuales se habían comportado en enero, febrero y marzo, en relación al mes anterior: Novillos: 1, 5 y 4%; Novillitos: 1, 6 y 5%; Vaquillonas: 1,7 y 4% y Vaca: -4, 1 y -5%

Ahora sí, terneros en lugar de dólares

Tal como lo menciona el Informe Rosgan, el productor ganadero siempre  prefiere asegurar la bocha, con la hacienda. Por experiencia sabe que la ganadería le ofrece una protección segura para sus pesos sin perder liquidez, ya que es un mercado que está dispuesto a comprar, todas las veces.

El escenario incierto que está dejando la pandemia en las principales economías del mundo, hace que las perspectivas de recuperación para Argentina sean aún más difíciles. Nuestra economía está en crisis de confianza, donde ni la moneda ni la deuda soberana ofrecen garantías suficientes. Al dólar no se lo puede tener como herramienta de previsión. Entonces el productor sabe que con los terneros en el campo asegura pasar malos tiempos hasta que los vientos cambien. Desensillar hasta que aclare.

Según el Rosgan, analizando los precios de los terneros de todo abril, se encuentra que los valores promedian un 60% y un 70% por encima de los registros de abril 2019. Si la inflación interanual en marzo fue de un 46,9% y para abril podría situarse en torno al 45% anual, la cuenta es fácil. El criador no quiere desprenderse de los terneros porque después de vender no encuentra alternativas para razonables para los pesos.

Se queda con un activo que conoce, que sabe trabajarlo, pateando para adelante la venta al menos por unos meses. La misma visión tiene el recriador y de allí la pelea comercial por hacerse de la invernada para comenzar a poblar los campos y aprovechar el pasto.

La alternativa es negocio

Mantener hacienda en producción ofrece una tasa de interés implícita, dada por el aumento de peso diario. En sistemas extensivos, donde el costo de alimentación se reduce muchísimo, esta tasa es atractiva y segura.

Un ternero que ingresa hoy a un sistema de recría a campo con 180 kg, es posible que en 150 a 180 días se lo saque con 300 - 320 kg... Es una tasa implícita por aumento de peso, un 10 -12% mensual contra una tasa de devaluación futura en torno al 3,5 % mensual.

Hacienda en el campo hasta cuando los vientos cambien, y de ese modo se ha evitado una descapitalización. Encima el mercado de carne a nivel global sigue siendo alentador. La opción es refugiarse en la ganadería, que la conoce y además es inversión segura.



Fuente: Santa Fe en Producción

Volver