Informes Volver

Deuda Externa:pulso de la negociación

Como anda Sr. Ministro Guzman? ... Retenciones: suena esa palabrita argentinita…aunque el fundamento quedó viejito…. Sigan pegándole al chancho y no le den de comer….veremos cómo pagamos a los de afuera y sostenemos a los de adentro.

23 may, 2020

La deuda que se encuentra bajo la lupa en las negociaciones es privada, denominada en moneda extranjera y regida bajo legislación internacional. 
La propuesta de reestructuración de la misma, por parte del gobierno -dada a conocer a mediados de abril- se mantuvo en torno a 3 ejes principales, a saber:
capital, intereses y período de gracia.
La oferta implica quitas de capital diferentes según el título del que se trate, siendo 18,0% el máximo, y nula para otros. La quita promedio es de alrededor del 5,2% (USD $3.432,0 millones). Además, la propuesta contiene una disminución de los intereses en un 62,5% aproximadamente (USD 37.400 millones), y postergación en la fecha de pagos hasta 2023.
A partir de allí, se empezarían a pagar tasas de interés del 0,5%. Las mismas irían en aumento hasta niveles “sostenibles” llegando a un máximo de 4,8% dependiendo del tipo de instrumento. Según se informó oficialmente, el cupón promedio estaría alrededor de 2,3% - porcentaje inferior al promedio actual del orden del 6,3% anual-.
Es importante destacar que para realizar una reestructuración exitosa - debido a las llamadas Cláusulas de Acción Colectiva (CACs) que rigen los contratos de deuda- son necesarios determinados porcentajes de adhesión por parte de los bonistas. Si se logran esos porcentajes, los cuales definen las mayorías necesarias para reestructurar, las nuevas condiciones de deuda serán aplicadas a la totalidad de acreedores.
El plazo impuesto por el gobierno a los bonistas para aceptar la oferta cerró el viernes 8 de mayo. La respuesta por parte de éstos fue negativa, en un principio se limitaron a rechazar la propuesta. Sin embargo, el viernes 15 de mayo, bonistas presentaron tres contraofertas, las cuales están siendo evaluadas por el gobierno. A este respecto, cabe destacar que la propuesta de los acreedores se aproxima a un Valor Presente Neto (VPN) de entre USD 58,0 y USD 60,0 (sobre 100) mientras que la propuesta del gobierno resulta en un VPN de USD 40,0.
El plazo para negociaciones ha sido extendido con el fin de evitar caer en default. Y andan cerca…se dice que en 52 o 53 cierran…


Síntesis
· El monto total de la deuda pública bruta nacional, a diciembre de 2019, ascendía a USD 323.064,6 millones. Dicho monto representa aproximadamente el 89,4% del Producto Interno Bruto (PIB) de ese período, mientras que la deuda neta (excluyendo la deuda intra sector público) representa cerca del 53,7% del PIB.
· El foco de la negociación se encuentra sobre USD 66.000,0 millones que se adeudan a acreedores privados, en moneda extranjera, y bajo legislación internacional. A lo cual hay que sumarle en consideración USD 59.840,0 millones en concepto de intereses.
· El 60% del capital de dicha deuda a reestructurar vence antes de 2030.
· La oferta de reestructuración por parte del gobierno implica quitas de alrededor del 5,2% en promedio – USD $3.432,0 millones-, disminución de los intereses en un 62,5% aproximadamente (USD 37.400 millones), y postergación en la fecha de pagos hasta 2023.
· Para realizar una reestructuración exitosa son necesarios determinados porcentajes mínimos de adhesión por parte de los bonistas. Dichos porcentajes se encuentran especificados por las Cláusulas de Acción Colectiva (CACs) que rigen los contratos de deuda. De ser alcanzados, las nuevas condiciones de deuda serán aplicadas a la totalidad de los acreedores.
· El plazo para negociaciones ha sido extendido hasta el 22 de mayo con el fin de evitar caer en cesación de pagos. Llegado ese día, si no hay acuerdo y no se realiza el desembolso correspondiente por intereses que vencieron el 22 de abril, el país entrará formalmente en default.
· Un eventual default profundizaría problemas a nivel macroeconómico en los que se encuentra inmerso el país.
Por ello, es de vital importancia que la negociación en tránsito se realice con éxito. 
De donde se sacará la platita, con el cuadro de situación real de la Economía Argentina en plena Crisis Sanitaria?...adivinaste….del sector empresarial mas dinámico y comprometido que tiene el país: el Agroproductivo. Al que en lugar de considerarlo vital, muchas veces se lo pone como enemigo interno. Curiosidades de la Argentina pintoresca. (Fuente: BCSF)

Retenciones: suena esa palabrita argentinita…aunque el fundamento quedo viejito….
Están buenas para que los Gobiernos paguen deudas externas e internas, contengan planes sociales, cadenas de punterismo partidario y otras yerbas, pero desde el punto de vista del impacto que tienen -derechos de exportación- sobre las cuentas e inversiones de los productores agropecuarios, además del efecto sobre los precios de los alimentos en el plano local, todo se transforma y es muy distinto.
En opinión del economista del Inta, Rolando Lema, las retenciones impactan de lleno sobre el precio internacional de los granos o la carne producida, y por eso afectan los ingresos brutos de los productores, no sobre las ganancias. A la par, no se tiene en cuenta lo invertido en insumos, maquinaria, gasoil, otros. Para completar el cuadro, si la soja está a 300 dólares, el productor recibe pesificados 200 dólares.
Ante el remanido argumento oficial que afirma que sirven para “desacoplar” los precios internos de los alimentos de los internacionales, al abaratar artificialmente el valor de la soja, el maíz, el trigo, la carne y otras materias primas, Lema indica que ese argumento podía tener algún efecto a mediados de siglo pasado (cuando nacieron las retenciones), pero 70 años después ha perdido sentido.
 Hoy la proporción del precio por ejemplo del trigo en el alimento que son los fideos elaborados con él, termina siendo muy bajo. La logística o el packaging termina representando más en el precio que el valor de la harina.
 Ahora si vemos el costado negativo del asunto, el economista remarca que las retenciones terminan  fogoneando un estado  anímico, un‘desincentivo marginal’ para los productores agrícolas, que ante la falta de margen, fertilizan menos y utilizan menos tecnología para sus cultivos. El efecto contrario se demostró cuando las retenciones fueron eliminadas para los cereales; se incrementó directamente el área sembrada, se tuvo más trigo y maíz.
En definitiva, este impuesto ha llevado a la sojización a modo de ‘refugio’, porque la soja termina siendo el cultivo con menor inversión. 
Ahora,  lejos de actuar de forma mezquina y conservadora, los productores agropecuarios han tenido que ser muy innovadores para sobrevivir a todo esto.
Sigan pegándole al chancho y no le den de comer….veremos cómo pagamos a los de afuera y sostenemos a los de adentro.




Fuente: SANTA FE EN PRODUCCIÓN

Volver