Informes Volver

Seguimos con el popurri de actualidad para el sector productivo

Viene movida la cuestión, como siempre para el sector productivo. En Argentina, se podría aplicar la jerga barrial de la redonda entre los pibes: el más malo (en el caso del sector, el más a mano..) al arco. Para no variar, el que genera la mayor entrada de divisas al país, es foco inmediato de las miradas recaudatorias, fiscales, cambiarias. Parece que nunca una a favor….

01 jun, 2020

Miremos un poco los granos.
El cuadro, se tomo prestado de La Nación, para ser elocuentes. Así están los nuestros en relación a los de otros países que producen este poroto de preciada calidad para la alimentación humana y animal. Hace unos  días que el ing. N. Roulet,  hiciera un análisis comparativo, con estos resultados; como elemento orientador el cuadro de Roulet sirve de testimonio de una  realidad del sector productivo. El productor argentino está en evidente desventaja frente a sus homólogos de otros países.


El cuadro, se tomo prestado de La Nación, para ser elocuentes. Así están los nuestros en relación a los de otros países que producen este poroto de preciada calidad para la alimentación humana y animal. Hace unos  días que el ing. N. Roulet,  hiciera un análisis comparativo, con estos resultados; como elemento orientador el cuadro de Roulet sirve de testimonio de una  realidad del sector productivo. El productor argentino está en evidente desventaja frente a sus homólogos de otros países.
En el caso de la soja, se percibe un 147% menos que en Uruguay; 136% menos que los de Brasil, y 124% menos que los de Paraguay. La brecha con los productores norteamericanos es aún mayor, del 148%. Una larga política de desincentivos a las inversiones, la erosión monetaria por la inflación y el crecimiento del gasto público se han sostenido, con la espalda del sector privado, y particularmente del sector agropecuario. En el período 1970-2020, o sea, en los últimos cincuenta años, el rango del crecimiento promedio anual del PBI  pondera esa argumentación: la Argentina subió el 1,7%; Brasil, 3,4; Chile, 3,9; Perú, 3,2, y Estados Unidos, 2,7. 
Los mecanismos de la política cambiaria determinaron la coexistencia de un número de cotizaciones simultáneas y diferentes para una misma moneda, como es el dólar. Además de aplicar impuestos diferenciales a la producción agropecuaria, como las retenciones, el Gobierno le asesta un golpe de gracia, asignándole por sus ventas un dólar cuyo valor es menos de la mitad del que circula en la calle bajo el voceo de "Dólar, dólar" a la vista de todo el mundo. 
Un dato de simple, explica todo. El productor argentino cobra por la carga de un camión de soja 389.000 pesos. Si esa remuneración, después de pagar todos los impuestos internos, no tuviera retenciones, por cada camión cargado el mismo productor recibiría 1.038.000 pesos. 
Para completar la semana, cepo al dólar. Esto puede hacer caer el área de trigo y  dejar "fuera de juego" al maíz y la soja


Advierten que el cepo para la importación impactará sobre los sistemas de precios internos de los insumos estratégicos.
El impacto del desdoblamiento cambiario luego de la reciente medida del Banco Central de restringir el acceso al dólar para el pago de importaciones, impacta sobre los insumos para el agro. El productor va a terminar pagando sus insumos productivos con un dólar entre dos y tres veces superior al que cobra por la venta de su producción.
La nueva medida hace “pleno” sobre los importadores, con mayores costos financieros en el mejor de los casos, hasta con una fuerte restricción total al acceso al mercado único de cambios. Los llevaría a realizar sus operaciones con un tipo de cambio distinto 
El peso en los costos totales del paquete tecnológico a aplicar en las planificaciones de los cultivos, hace que se dispare a por lo menos el doble de lo calculado para la presente campaña. Sumando a esto, la carga impositiva, la cosa se pone brava. Cuando se suma los tres estamentos del Estado (municipal, provincial y nacional), los impuestos cargan entre el 65 al 77%, los costos de producción.
La manera mas rápida que tiene el que produce para resolver el cambio de reglas de juego con el caballo en la mitad del rio, es replantear el paquete tecnológico a aplicar, además de dar marcha atrás con el plan de siembras. Se estima que el área de siembra de la fina que tenía una intención record de un 7% superior a la campaña anterior, caerá fuertemente y los rindes de la próxima cosecha serán marginales.
Para la gruesa el escenario es aún peor, el efecto deja "fuera de juego" al maíz y la soja de los planteos productivos en gran parte del área agrícola. Medidas desafortunadas que suman incertidumbre al único sector activo de la economía argentina, que el año pasado represento el 67% de las divisas de exportación y que este 2020 será casi exclusivamente el que aporte las mismas.
Durante la campaña 2019, se importaron U$S 2.600 millones en insumos estratégicos, como fertilizantes y productos fitosanitarios, utilizados en el campo para producir. Clarito el juego. Al clima que no se lo maneja, se le suma las decisiones de gobierno. Todos los proveedores de insumos agropecuarios ya bajaron la directiva a sus bocas de expendio que se suspenda todo, hasta que aclare el panorama.
 Corta la bocha…el mas b…, no…el más fácil al arco.





Fuente: SANTA FE EN PRODUCCIÓN

Volver